EDUCÁNDONOS EN CONSUMO

Desde que conocimos a María Showa, su energía y comprensión de la vida nos sedujo y decidimos secundar el manifiesto educativo / pedagógico referente al cuidado de la Madre Tierra. Su visión del ser humano, desprotegido, pero con un potencial Divino de transformación, nos llenó de esperanza y nos brindó la fuerza necesaria para imbuir, en todas nuestras acciones, un componente relativo a la educación en materia de consumo. Reducir, Reutilizar, Reciclar, No Usar, Embellecer, Cuidar… y sobretodo, emplear nuestra conciencia para saber vislumbrar los factores relativos a la producción / distribución de todo aquello que necesitamos emplear, en todo: la alimentación, el ocio, el estudio,el cuidado, la celebración, el trabajo, la vida cotidiana… Aquí te presentamos el artículo con el que se abre el Manifiesto de María Showa. Desde estas líneas, todo nuestro amor y agradecimiento, allá donde estés, sigue brindándonos tu luz, la llevaremos allá donde vayamos.

“La persona en tanto ciudadana/consumidora tiene la oportunidad de ser sujeto participante, actor transformador, constructor de un futuro compartido. Participa, comparte, explora, descubre, aprende”.

Esta sección está dedicada a la educación, a los educadores y los que se están educando.

 

Por Michiel Matthes, Secretario General de Alliance for Childhood European Network:

La infancia es un momento para aprender sobre lo esencial:
sobre el mundo celestial y lo terrenal,
sobre la bondad, la belleza y la verdad.
La infancia es un tiempo para ser amado y amar,
expresar miedo y aprender confianza,
ser serio, estar tranquilo,
y celebrar con risa y alegría
Los niños tienen derecho a soñar,
y para crecer a su propio ritmo.
Ellos tienen el derecho de cometer errores,
y el derecho a ser perdonado.
Los niños tienen derecho a que se les evite la violencia y el hambre,
tener un hogar y protección
Necesitan apoyo para crecer saludables,
con buenos hábitos y buena nutrición.
Los niños necesitan que las personas respeten,
adultos cuyo ejemplo y autoridad amorosa siguen.
Necesitan un rango de experiencia: ternura y amabilidad,
valentía y coraje, incluso travesuras y mala conducta.
Los niños necesitan una relación amorosa con la tierra
con animales y con la naturaleza,
con familias y comunidad.
Los niños necesitan momentos de reflexión y espacio para la curiosidad,
límites protectores y libertad para crear,
y tiempo para jugar, trabajar, descansar.
Los niños necesitan ser introducidos a una vida de principios,
y dada la libertad de descubrir la suya propia.
El espíritu de la infancia exige protección y cuidado.
Es una parte esencial de cada ser humano
y necesita mantenerse vivo.

 

Pronto colgaremos en este apartado los diferentes puntos del Manifiesto Educándonos en Consumo, para que puedas leerlo,y si lo consideras, aplicarlo a tu vida, tu entorno,… en favor de MadreTierra y todas sus criaturas: minerales, vegetales, animales, atmosféricas…